Perro con legañas, causas y significado

Los ojos son el espejo del alma, tanto de las personas como de los animales. Cuando el ojo está enfermo, se pueden producir muchas manifestaciones, entre ellas, las legañas. A continuación, vamos a explicar que significa tener un perro con legañas, y cuales pueden ser las posibles causas

Legaña, mecanismo de defensa del ojo

La legaña es una secreción de aspecto pastoso, que es producida por el ojo en condiciones normales. Está compuesta fundamentalmente por distintas sustancias, como, por ejemplo, mucosidad, restos de células que han muerto, así como matriz liquida a base de lágrimas.

Si bien es cierto que se produce en condiciones normales, por ejemplo, durante el sueño o cuando el ojo está expuesto al frio, por ejemplo, su producción en exceso puede ser indicativa de que existe algún problema en la región ocular.

Esto sucede porque el ojo, cuando sufre una agresión, utiliza sus mecanismos de defensa para intentar protegerse de estas agresiones. Uno de estos mecanismos, es la producción de la legaña, que tiene papel protector de la córnea. Este moco produce una especie de escudo frente a irritaciones o abrasiones externas producidas por el polvo o el frio, por ejemplo.

Por lo tanto, en resumen, la legaña es un mecanismo de defensa que se produce cuando el ojo sufre algún tipo de abrasión o trauma.

Posibles enfermedades y causas de perro con legañas

Como ya hemos mencionado anteriormente, que el perro tenga legañas no significa que necesariamente sufra una enfermedad o algún tipo de trastorno. No obstante, en ciertas ocasiones, las legañas sí que pueden ser una advertencia de que algo no va como tendría que ir.

En este sentido, cualquier abrasión o agente que pueda causar lesión sobre la superficie ocular, va a desencadenar que el ojo produzca ese moco protector que se transformará en legaña.

Por poner un ejemplo claro, un paseo por zonas con polvo puede hacer que los ojos del perro se llenen de legañas, sin resultar en enfermedad. Del mismo modo, es frecuente que cuando bajan las temperaturas y comienza a soplar el viento, los ojos se puedan resecar y produzcan legaña.

Por el contrario, no todo es alegría en el mundo de las legañas, y si que existen ciertas enfermedades en las se puede producir un exceso de legañas. En este sentido, cualquier proceso patológico que cause irritación ocular, puede producir legaña. A continuación, mencionamos algunas de las más frecuentes:

  • Conjuntivitis
  • Úlcera corneal
  • Cuerpo extraño ocular, como restos vegetales
  • Thelaziosis, es decir, gusanos oculares
  • Queratoconjuntivitis seca

Por otra parte, existen determinadas razas de perros que tienen mayor predisposición a sufrir legañas. Estas razas son aquellas que tengan alguna conformación anatómica especial que afecte a la región ocular.

Por ejemplo, las razas de ojos saltones como los Chihuahuas son propensos a sufrir legañas. Del mismo modo, razas con pelo largo como Yorkis, pueden tener legañas si tienen pelos rozándoles la región de los ojos.

Además, razas con los parpados caídos, como los sabuesos, también pueden producir más legaña al tener mayor superficie ocular expuesta al aire.

Como habéis leído, son muchas y variadas las causas que pueden producir que tener al perro con legañas, algunas de ellas son buenas, y otras no tanto.

Por lo tanto, cuando veamos que los ojos de nuestro perro están siempre llenos de legañas, lo más prudente es contactar con un profesional para descartar cualquier posible enfermedad.

¡Apúntate y te enviaremos los últimos consejos de salud que vayan publicando nuestros veterinarios! Backhand Index Pointing Down on Apple iOS 14.2

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados