La thelaziosis, el gusano del ojo

Resulta evidente que los cambios en el medio ambiente repercuten directamente en la salud de los humanos y las mascotas, prueba de ello es la desastrosa crisis en la que estamos sumidos. Pero hoy hemos venido a hablar de otra enfermedad emergente que en nuestro territorio está ganando mucha presencia, la thelaziosis, el gusano del ojo.

Es un trastorno ocular que se diagnostica cada vez con más frecuencia en las clínicas veterinarias de buenas partes del territorio. Por este motivo, creemos conveniente dedicarle un articulo para informar de todo lo que es necesario saber sobre este parásito.

Thelazia, el gusano del ojo

Thelazia callipaeda es un nematodo parásito de la misma clase que los nematodos que pueden causar infecciones intestinales, pero por suerte, mucho más pequeños. Estos parásitos, blancos semi transparentes, habitan en la cuenca del ojo de muchos animales, como perros, gatos o lobos. También pueden afectar al hombre.

El ciclo vital es indirecto y no está estudiado del todo. Los hospedadores intermedios son sobre todo moscas, las cuales transmiten las larvas infectivas a través de la saliva mientras chupan los líquidos de los ojos del hospedador. Las larvas se desarrollan y se forman gusanos adultos en el hospedador definitivo en unas tres semanas.

Por lo tanto, no existe riesgo de transmisión directa por contacto con un animal infectado. Siempre va a ser necesaria la intervención de un tercero, en este caso las moscas.

Thelaziosis en España

Estos parásitos son los agentes causantes de la thelaziosis. Esta enfermedad ha sido inicialmente descrita en Asia, donde es endémica. Durante la última década, ha dado el salto a varios países europeos. En junio de 2010 se observó el primer caso de telaziosis canina en el centro oeste de España, en Cáceres. A partir de ahí, los animales diagnosticados han ido en aumento por todo el país, y han sido hallados también casos de gatos infectados por el parásito.

En la actualidad, se considera una enfermedad endémica, y debe de ser tenida en cuenta en todos los diagnósticos diferenciales de procesos oculares, como conjuntivitis o simples episodios de lagrimeo constante.

Síntomas de la thelaziosis

Entrando en materia, ahora que sabemos cómo ha llegado hasta aquí y como se transmite, vamos a hablar de lo que nos importa, de lo que hace sobre nuestros perros y gatos. Y como ya podéis imaginar, algún lio prepara sobre los ojos de los animales.

El principal síntoma que causa la presencia de estos parásitos, es la conjuntivitis. Pero ¡ojo!, y nunca mejor dicho, que la simple presencia de estos gusanos no causa por si sola la enfermedad. Es decir, para que pueda ser evidente a nivel clínico, tiene que existir una cierta carga parasitaria.

Hay animales que presentan uno o dos de estos nematodos trasteando por el ojo, y no presentan ninguno tipo de sintomatología. Por lo tanto, para que sea relevante, es necesario que haya los suficientes gusanos como para que molesten.

Además de la conjuntivitis, también pueden causar otro tipo de lesiones similares. Por ejemplo:

  • Úlceras corneales.
  • Secreción ocular y presencia de legañas constantes. Este suele ser un signo evidente de infección con poca carga parasitaria.
  • Alopecia de la región periocular.
  • Rascado del ojo.

En resumen y por suerte, en la mayor parte de las ocasiones, la enfermedad tiene un curso benigno y no suele reportar lesiones de importancia. Por lo tanto, es una proceso más escandaloso y repugnante que grave.

Tratamiento, quirúrgico o médico

No obstante, aunque no sea grave, no podemos dejar al animal con el ojo lleno de gusanos, algo tenemos que hacer. Por suerte, existen varias terapias y tratamientos eficaces para tratar la thelaziosis.

En primer lugar, y en caso de cargas parasitarias masivas, cabe la posibilidad de realizar una extracción manual. Mediante el uso de hisopos o pinzas, pueden extraerse los gusanos repugnantes y echarlos a arder a una hoguera.

En estos casos, a menudo puede ser necesaria la sedación del animal. Por lo tanto, la extracción manual no está siempre indicada.

Por otra parte, existe la posibilidad de tratamiento químico, menos invasivo, pero más lento. Actualmente, existen en el mercado una gran cantidad de tratamientos indicados para combatir este parásito, con eficacia probada. Estos fármacos deben de ser siempre recomendados por veterinarios.

Este tipo de medicamentos, a menudo tienen que aplicarse en sucesivas ocasiones para conseguir la eliminación completa de todos los parásitos. Por suerte, estos compuestos también tienen finalidad preventiva, por lo que su uso puede resultar muy interesante en zonas donde exista una alta prevalencia de la enfermedad.

Esperamos que este artículo os haya resultado interesante y os haya servido para conocer en profundidad una enfermedad emergente que puede afectar a nuestros perros y gatos. Y seguro que, al acabar de leer estas líneas, más de uno irá a buscar gusanos en el ojo de su mascota.

¡Apúntate y te enviaremos los últimos consejos de salud que vayan publicando nuestros veterinarios! Backhand Index Pointing Down on Apple iOS 14.2

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados