Enriquecimiento ambiental en los gatos, consejos a seguir

Los gatos son una mascota que vemos cada vez con más frecuencia en nuestros hogares. Ya sea porque no necesitan salir a pasear, por su independencia, o porque son, al contrario de lo que muchas personas piensan, una fuente ilimitada de compañía y amor.

Pero, los felinos fueron de las ultimas especies en ser domesticadas, y eso puede hacer que sufran aún algunos problemas de adaptación cuando los metemos en casa. Además, los gatos son unos animales especialmente sensibles al estrés, lo que puede acabar causando patologías y problemas serios en su salud. A continuación, te indicamos algunos tips y medidas de enriquecimiento ambiental para facilitar la convivencia con tu compañero gatuno.

 ¿Qué es el enriquecimiento ambiental?

El enriquecimiento ambiental son las acciones y estímulos que creamos para mejorar el bienestar físico y mental de los animales domésticos, enfocado a que tengan un comportamiento lo más parecido al que tendrían si vivieran en libertad.

En el gato, estas acciones van enfocadas a prevenir y resolver problemas como son estrés, obesidad, ansiedad y problemas conductuales.

¿Cómo podemos trabajar el enriquecimiento ambiental en gatos?

Al ser tan sensibles al estrés necesitamos que el “territorio” del gato, es decir, nuestra casa, sea un entorno seguro, tranquilo, estable y controlado. Para ello, podemos actuar en los siguientes niveles.

 Estímulos sensoriales

Los gatos son animales acostumbrados a estar en libertad y curiosos por naturaleza, por lo que debemos estimular este comportamiento de investigación dentro de casa.

 Hay algunos olores que a nuestros pequeños les encantan y no tienen ningún efecto perjudicial para su salud, como son por ejemplo los juguetes hechos con valeriana o la hierba gatera.

Otro tip a nivel olfativo, son feromonas artificiales que potencian la sensación de seguridad y protección, sobre todo a la hora de enfrentarnos a cambios como pueden ser mudanzas o introducción de nuevos miembros en la familia.

Evitar olores muy potentes o agresivos que puedan resultarles molestos. Por ejemplo, algunos gatos sienten atracción por el olor de la lejía, y cuando la utilizamos para fregar tienden a mimetizar su olor corporal con este. Esto puede ser peligroso, ya que después, a la hora de acicalarse pueden ingerir restos de lejía e intoxicarse. Es recomendable utilizar productos de limpieza sin olor o aquellos que vengan certificados como no peligrosos para nuestras mascotas.

 Alimentación

Los gatos son cazadores por naturaleza, llegando a incurrir en unas 10-12 expediciones de caza por día (aunque no todas tienen resultados exitosos). Por eso, es importante que, a la hora de alimentar a nuestros felinos, nos garanticemos que sea una experiencia interactiva.

Lo primero que debemos tener en cuenta, es que, si tenemos más de un felino en casa, también deberemos tener más de un comedero. Estos deberán estar separados para evitar problemas de competencia por el alimento.

Para hacer la hora de la comida mucho más entretenida, podemos buscar comederos interactivos, como son por ejemplo las alfombras olfativas, donde nuestro compañero tenga que utilizar el olfato para ir buscando el pienso o juguetes especiales a los que les podamos introducir la comida y ellos tengan que interactuar con ellos, moviéndolos y dándoles golpes para que poco a poco el pienso vaya saliendo.

Por último, no debemos olvidarnos del agua. A nuestros felinos, por lo general no les suele gustar demasiado, y a menudo nos encontramos con patologías derivadas de su escaso consumo. Por eso, es interesante buscar bebederos o fuentes de agua en movimiento continuo que consigan llamar la atención de nuestro minino y así estimularlos a que ingieran agua con más frecuencia.

 Entorno

Los gatos son animales que, a pesar de vivir en comunidad, tienen comportamiento solitario, por lo que tenemos que asegurarnos de proporcionarle a nuestro peludo varios lugares donde pueda refugiarse si decide que quiere disfrutar de su soledad.

Para esto, lo ideal son camitas o accesorios tipo cueva o nido que le proporcionen sensación de seguridad en un lugar oscuro y tranquilo desde donde pueda observar lo que sucede a su alrededor, pero sintiéndose tranquilo de que nadie lo observa a él.

Al mismo tiempo, los gatos son animales cazadores, por lo que deberemos garantizarles una zona de confort en las alturas desde donde puedan potenciar este comportamiento de acechar a sus presas en la seguridad que les ofrece el estar escondidos en un lugar elevado.

En aquellos lugares donde haya más de un gato, debemos garantizar que hay más lugares seguros que animales, para que puedan encontrar refugio.

Lo mismo ocurre con las bandejas sanitarias. Siempre que haya más de un gato en casa, el número de bandejas tiene que ir acorde. Es decir, si tenemos dos gatos, deberemos tener tres bandejas sanitarias para evitar problemas de estrés y asegurar que nuestros felinos tienen intimidad a la hora de utilizarlas.

 Social

Tenemos que asegurarnos que las relaciones que establezcan nuestros felinos tanto con otros gatos como con nosotros sean seguras y de calidad.

Es beneficioso tener siempre como mínimo dos gatos, ya que tal y como hemos explicado previamente, los gatos son animales sociables acostumbrados a vivir en comunidad, por lo que incorporar un nuevo miembro a la familia puede ser ventajoso para la salud psicológica de nuestro peludo.

Siempre que vayamos a aumentar la familia debemos asegurarnos que el nuevo miembro es un animal sano y que no padece ninguna enfermedad que pueda trasmitirle a nuestro compañero.

Además, la introducción del nuevo miembro debe hacerse de forma paulatina, evitando que suponga una situación estresante para nuestro gatito. Empezando por estar en habitaciones separadas e ir introduciéndolo poco a poco en el territorio de nuestra mascota.

A la hora de crear vínculos interespecíficos (humano-gato) debemos tener en cuenta que los gatos son capaces de crear lazos fuertes con los miembros de la familia. Más si estos vínculos se crean en sus 2-9 primeras semanas de vida. Nunca debemos forzar estas interacciones, ya que podemos provocar el efecto contrario causando miedo o estrés a nuestra mascota. Los contactos deben ser inicialmente cortos con caricias suaves y evitando movimientos o ruidos bruscos que los puedan asustar.

Es recomendable, a la hora de jugar con ellos, utilizar juguetes (peloteas, ratones, juguetes tipo caña) y evitar acostumbrarlos a morder y arañar nuestras manos, ya que, si lo aprenden de pequeños, de adultos pueden tomar como algo normal atacar ciertas partes del cuerpo humano.

 

Esperamos que estos consejos os ayuden a disfrutar mucho más la convivencia con vuestros peludos.

¡Apúntate y te enviaremos los últimos consejos de salud que vayan publicando nuestros veterinarios! Backhand Index Pointing Down on Apple iOS 14.2

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados