Enfermedades transmitidas por garrapatas a los perros

Con la subida del termómetro, comienza el movimiento de muchos animales que estuvieron fase de letargo durante la etapa invernal. Algunos de estos animales tienen especial relevancia en la salud de las mascotas, entre ellos, las garrapatas que transmiten enfermedades a los perros.

Muchos cuidadores saben que es frecuente encontrar estos parásitos sobre la piel de los perros en el inicio de la estación primaveral. Pero, en el articulo de hoy, vamos a explicar los riesgos que la presencia de estos invertebrados puede suponer para la salud de los canes.

Las garrapatas, los ácaros parásitos

Las garrapatas son un tipo concreto de ácaro, y son parientes cercanos de las arañas. Todos los representantes de la familia son ectoparásitos, es decir, sobreviven alimentándose sobre el cuerpo de otros animales. Estos ácaros se alimentan de sangre de una gran variedad de vertebrados, siendo los más frecuentes mamíferos y aves.

Las garrapatas tienen una distribución mundial, su presencia depende de las condiciones ambientales, como humedad y temperatura, así como de la existencia de hospedadores a los que parasitar y de los que alimentarse.

Tras esta pequeña clase de biología, vamos a sumergirnos de lleno en las enfermedades más frecuentes que estos invertebrados pueden transmitir a los perros.

Babesiosis

La babesiosis una enfermedad parasitaria provocada por los protozoos del género Babesia spp. y puede afectar a varios animales, entre ellos los perros. La infección con los protozoos parásitos se transmite a través de picaduras de varias especies de garrapatas.

Cuando un perro se infecta, puede no manifestar ningún tipo de síntoma o causar leves decaimientos que pueden pasar desapercibidos o tratados como un ligero malestar durante un par de días.

En otros casos, la enfermedad se manifiesta con una serie de signos clínicos, los cuales pueden estar presentes en número e intensidad variable. Entre los más frecuentes, podemos encontrar:

  • Signos gastrointestinales, como vómitos.
  • Anemia y palidez en las mucosas.
  • Orina de color oscuro por la presencia de sangre.
  • Problemas hepáticos, ictericia.
  • Fiebre, debilidad y apatía.

Además de esto, en algunos animales el cuadro puede agravarse y traducirse en la muerte del animal. Para evitar esto, el diagnostico precoz y el tratamiento adecuado debe ser primordial.

Enfermedad de Lyme, enfermedad por garrapatas en perros y humanos

 La Enfermedad de Lyme, o también llamada borreliosis, es una enfermedad con potencial zoonótico que puede causar infecciones graves en los humanos. Además, es una de las enfermedades transmitidas por garrapatas a perros más frecuentes de todo el mundo.

Sobre los perros, es una afección que cursa de forma subclínica en la mayoría de las veces, por lo que puede pasar completamente inadvertida. En un pequeño porcentaje de casos, puede causar cojera y malestar leves. En muy pocos casos, la enfermedad transciende a lesiones renales o cardiacas de gravedad variable.

En los humanos, por desgracia, el curso es más violento. Una persona infectada puede sufrir una gran variedad de lesiones y dolencias de leves a moderadas. Desde dolores de cabeza o sarpullidos, hasta encefalitis y mareos, pasando por dolores musculares o articulares, son algunos de los síntomas de esta enfermedad.

Hepatozoonosis

 Es una enfermedad que se produce cuando garrapatas del género Rhipicephalus spp pican y transmiten el agente causal, el protozoo Hepatozoon spp.

Como en el caso anterior, la mayor parte de las infecciones tienen carácter leve y se desarrollan de forma subclínica, sin aparente gravedad. En un porcentaje reducido de casos, los perros infectados pueden presentar:

  • Síntomas digestivos como anorexia o diarrea.
  • Fiebre o decaimiento.
  • Dificultad para caminar.

Erliquiosis canina

 La ehrlichiosis canina es una de las enfermedades por garrapatas en perros más frecuentes. Se transmite por una garrapata del género Rhipicephalus spp., a través de la picadura, que inocula el microorganismo causal, Ehrlichia canis.

Esta enfermedad se puede dividir en dos formas de presentación frecuentes, la fase aguda y la fase crónica. En la fase aguda encontramos síntomas de gravedad variable, entre los que podemos encontrar:

  • Sangrado nasal.
  • Dificultad respiratoria.
  • Fiebre y apatía.
  • Cojeras.
  • Puntos rojizos o rosados en las mucosas (petequias).

La fase crónica sucede cuando hay una respuesta corporal a la estimulación antigénica persistente del microorganismo, por lo que se desencadenan una serie de síntomas, con posible afectación de la medula ósea. Los síntomas de la enfermedad crónica pueden ser:

  • Hemorragias en distintos órganos, como nariz u orina.
  • Síntomas neurológicos.
  • Lesiones oculares.
  • Anorexia.

Como habéis podido leer, las garrapatas entrañan un elevado riesgo por la cantidad de enfermedades que pueden transmitir, siendo algunas de ellas mortales, causantes de daños irreversibles, incluso con capacidad de afectar a los humanos. Por este motivo, alentamos a los cuidadores a aplicar tratamientos repelentes efectivos y adaptados a cada animal, para conseguir que estos indeseables parásitos se mantengan lejos de nuestros peludos. ¡Vade retro, garrapata!

¡Apúntate y te enviaremos los últimos consejos de salud que vayan publicando nuestros veterinarios! Backhand Index Pointing Down on Apple iOS 14.2

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados