Dolor de estómago en perro, todo lo que tienes que saber

Las causas del dolor de estómago en los perros son múltiples y variadas. En este sentido, no podemos olvidar que el estómago es un depósito al que van a parar todas las sustancias que son ingeridas por el animal. En consecuencia, cualquier producto, ya sea alimentario o no, que no sea apto para su consumo, puede producir molestias o dolor estomacal.

Por ejemplo, es frecuente que los perros ingieran elementos que no sean tóxicos como tal, por ejemplo, hierba. Pero que no sea tóxico no implica que no le pueda sentar mal, producirle gases o pequeña irritación gástrica.

También puede ocurrir que coman otras cosas menos agradables, como pueden ser restos de basuras, o directamente sustancias tóxicas.

No obstante, existen otro tipo de dolencias que no están relacionadas con la ingestión de sustancias o elementos extraños, también pueden causar dolor de estómago. Entre las causas más frecuentes de enfermedades que pueden cursar con esta dolencia, podemos encontrar:

  • Ulceras gastrointestinales
  • Gastritis, es decir, inflamación en el estómago
  • Procesos neoplásicos
  • Accidentes, golpes o traumatismos en la zona
  • Impactación intestinal
  • Parásitos intestinales

Estas son algunas de las causas que con mayor frecuencia se pueden presentar en los perros y que cursan con dolor de barriga.

Formas en las que los perros nos demuestran el dolor de estómago

Los perros con dolor de estómago van a manifestar esta dolencia con una serie de cambios en sus comportamientos o hábitos. En este sentido, por ejemplo, es frecuente que su marcha sea rígida y antinatural, como de aspecto robótico, debido a la molestia que le produce el movimiento en la región abdominal que les dificulta caminar con normalidad.

Asimismo, esta zona del cuerpo es habitual que se perciba dura si la tocamos, aunque sea suavemente, esta acción es la denominada “defensa abdominal”. El perro, ante el dolor, contraerá de forma brusca la musculatura abdominal. No obstante, este reflejo puede no ser útil en perros nerviosos que se asusten con facilidad, ya que pueden contraer los músculos del estómago, aunque no tengan dolor.

¿Qué puedo hacer si a mi perro le duele la barriga?

Ante la gran variedad de enfermedades e incidentes que pueden ser causa de dolor de estómago en los perros, lo más importante que tenemos que hacer cuando notemos que nuestro perro tiene dolor de estómago, es contactar de forma inmediata con el veterinario. El profesional podrá recabar toda la información posible sobre los hábitos y acontecimiento sucedidos en las últimas horas, y obtendrá pistas sobre cuál puede ser la causa del problema.

En este sentido, es recomendable recabar información acerca de posibles objetos extraños ingeridos, o de paseos que haya dado suelto y en los que haya podido comer cosas raras. Asimismo, conviene hacer memoria sobre los alimentos suministrados en las últimas tomas

También es útil conocer la frecuencia, textura y color de las deposiciones, por si pudiera indicar alguna alteración concreta. Por ejemplo, presencia de heces oscuras puede indicar una úlcera gastrointestinal.

Cómo prevenir el dolor de barriga en el perro

Los perros, en general, o al menos muchos de ellos, destacan por ser unos glotones y unas aspiradoras con patas. Este indeseable hábito puede conllevar, como hemos explicado anteriormente, que se produzca la ingesta de alimentos o sustancias potencialmente causantes de dolor de estómago.

Por esta razón, se antoja muy recomendable intentar educar a los perros, en especial cuando son cachorros, con el fin de evitar este comportamiento tan indeseable y así prevenir posibles accidentes. Aunque parezca una nimiedad, con esta sencilla acción ya nos evitamos muchas de las principales causas de dolor de barriga en perros.

Otra forma sencilla de prevenir esta situación, es alimentar al perro con un alimento de calidad y correctamente equilibrado. En la medida de lo posible, hay que evitar administrar comidas de casa, ya que no son infrecuentes los episodios de dolor de barriga en perros por haber comido alimentos no apropiados.

En conclusión, como habéis podido leer, existe una gran cantidad de dolencias o accidentes que pueden causar malestar estomacal en nuestros perros. Aparte de los consejos que os hemos dado para evitarlo, no olvidéis contactar con el veterinario al menor problema que notéis.

¡Apúntate y te enviaremos los últimos consejos de salud que vayan publicando nuestros veterinarios! Backhand Index Pointing Down on Apple iOS 14.2

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados