Displasia de cadera en perros, tratamiento y prevención

La displasia de cadera es una enfermedad muy frecuente que afecta nuestros amigos peludos, especialmente los de talla grande. Hoy os vamos a explicar varias cosas sobre la displasia de cadera en perros.

¿Qué es la displasia de cadera?

La displasia de cadera es, junto con la artrosis, una de las enfermedades articulares más frecuentes. Se caracteriza por un desajuste en la articulación de la cadera, es decir, la cabeza del fémur, el hueso más largo de la extremidad posterior, no encaja correctamente en la cadera. Esto produce una inestabilidad y dolor en la articulación, que puede ser más o menos grave, en función del grado de avance de la enfermedad.

Suele ocurrir en razas de tamaño mediano y grande, como pastores alemanes, mastines, dogos… Las razas pequeñas, por su parte, son mucho menos susceptibles, debido al menor peso que tiene que soportar la articulación, entre otros factores.

También existe un componente genético para el desarrollo de la enfermedad, ya que razas como los pastores alemanes, fruto de la elevada presión de selección artificial, han desarrollado esta enfermedad con carácter hereditario.

¿Cuáles son los principales síntomas de la enfermedad?

Los síntomas tienen que ver, fundamentalmente, con la movilidad del tercio posterior. Por lo tanto, en un animal con displasia de cadera, vamos a ver las siguientes alteraciones:

  • Dificultad para caminar con normalidad: Se puede evidenciar un trastorno en la marcha, más o menos avanzado. En animales con displasia de cadera, se puede observar una especie de tambaleo del tercio posterior. Incluso, en casos avanzados, puede existir dificultad para mantenerse en pie o levantarse.
  • Dolor y malestar: El animal está apático, reacio al movimiento, incluso puede reaccionar de forma violenta si se manipula la zona afectada. Dado que el grado de displasia de cadera es variable, también lo son estos síntomas. Pero en general, el animal se va a mostrar sin ganas de salir a pasear, o querrá volver pronto a casa. También puede no querer correr como antes.

¿Tiene tratamiento?

El tratamiento en estos casos es paliativo, dado que la cirugía se reserva a casos muy concretos y se considera cirugía avanzada que no se usa de forma muy general.

Por lo tanto, si bien no se puede curar y solucionar del todo, se puede mejorar sustancialmente la calidad de vida mediante el empleo de fisioterapia y rehabilitación.

Por otra parte, siempre que sea necesario, y bajo recomendación veterinaria, complementar la terapia con antiinflamatorios, analgésicos, y condroprotectores, puede ser una buena forma de tratar la enfermedad.  Este tratamiento mejora sustancialmente la calidad de vida del perro y apoya el proceso de rehabilitación.

No obstante, en casos muy avanzados donde la enfermedad imposibilite al animal poder caminar correctamente, será necesario el uso de sillas de ruedas o arneses terapéuticos elaborados para tal fin, que permitan al pero avanzar con ayuda de su propietario y hacer vida normal.

Prevención de la displasia de cadera en perro

La prevención de la enfermedad, así como su tratamiento, resulta ciertamente compleja, puesto que la enfermedad tiene un componente genético ineludible. Esto quiere decir que, si bien podemos esforzarnos en trabajar para prevenirla, en caso de que la genética condicione la enfermedad, seguramente se desarrolle, tarde o temprano.

No obstante, la modificación ambiental y la terapia combinada puede proporcionar numerosos beneficios. En este sentido, es muy interesante mantener al perro en la condición corporal óptima para evitar sobrepeso excesivo sobre la articulación.

Por otra parte, la realización de ejercicio moderado, sin caer en el exceso, ha revelado tener un efecto positivo frente al desarrollo de la enfermedad. La realización de ejercicio resulta especialmente indicada durante la etapa juvenil del animal. Realizar actividad física durante el desarrollo del animal, sirve para prevenir o retrasar la aparición de la enfermedad en el futuro.

Por último, el uso de condroprotectores también parece proporciona resultados satisfactorios para la prevención de la enfermedad.

Esperamos que estos consejos os hayan sido de utilidad para conocer mejor la displasia de cadera en perros, y sirva para prevenirla, en la medida que sea posible.

¡Apúntate y te enviaremos los últimos consejos de salud que vayan publicando nuestros veterinarios! Backhand Index Pointing Down on Apple iOS 14.2

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados