Crema solar para proteger a los perros en verano

Se acerca el verano, nos estamos preparando para ir a la playa con nuestro peludo; preparamos equipaje, gafas de sol, toalla, botella de agua, su juguete preferido y ¿Debería echar en la mochila crema solar para mi mascota? La respuesta es sí. Al igual que nosotros, nuestras mascotas pueden resultar dañadas por la exposición a los rayos del sol, especialmente las zonas que no cuentan con una cobertura de pelo como son las orejitas, la zona dorsal de la nariz o la barriga.

Lesiones asociadas al sol

Algunas de las lesiones que pueden causar las quemaduras solares en la piel de nuestros compañeros son: irritación, enrojecimiento, inflamación y dolor.

Además, no debemos solo preocuparnos por las quemaduras y lesiones inmediatas, ya que la exposición continuada a los rayos solares puede derivar en patologías tan importantes como el carcinoma de células escamosas, melanomas malignos y hemangiomas/hemangiosarcomas.

Al igual que las personas, hay algunos perros que tienen más predisposición que otros para sufrir los efectos del sol. Algunos de los factores que favorecen esta predisposición son:

  • Perros que no tienen pelo de forma natural, como pueden ser por ejemplo Xoloitzcuintli o el Crestón Chino.
  • Perros de capa blanca y corta o con poca pigmentación en la zona del hocico, orejas y
  • alrededor de los ojos, por ejemplo, los Border Collie, Bulldogs o Dálmatas.
  • Perros a los que les hemos cortado demasiado el pelo.

¿Cómo se protegen los perros del sol?

La principal protección de nuestros peludos contra el sol, es precisamente su pelo. Pero algunas veces pensamos que, lo mejor que podemos hacer para ayudarles a combatir el calor es cortar ese pelo y que así estén más fresquitos, cometiendo el error de quitar la capa que protege a nuestros amigos del sol y además actúa como aislante térmico y les ayuda a regular su temperatura.

Es importante tener en cuenta que, sobre todo durante el verano, será necesario proteger a nuestro peludo evitando exponerlo en las horas de mayor intensidad solar (de 10 a 18 horas). Otra opción que podemos aplicar si no hay forma de evitar que estén expuestos al sol, es utilizar protectores solares.

¿Cómo elegir la crema solar?

Lo primero en lo que tenemos que fijarnos es que sea un protector solar específico de perros, ya que, por muy buena que sea nuestra crema solar, hay algunos ingredientes, como son el óxido de zinc o el ácido aminoparabenzoico (PABA), que son tóxicos para nuestros peludos si los lame.

Es recomendable elegir un protector solar que no lleve fragancias, porque nuestros peludos pueden sentirse incómodos al ser impregnados de un olor que no reconocen.

Por último, tenemos que buscar un protector que tenga el factor adecuado, siendo recomendable que como mínimo sea un factor de protección solar (FPS) de 30. Bajo ningún concepto debemos utilizar aceites o autobronceadores.

¿Cómo debo aplicar la crema solar?

Para empezar, debemos comprobar que no causa reacciones alérgicas en nuestra mascota, para ello, probamos una pequeña cantidad del producto en la piel del abdomen y esperamos a ver si da reacción o no.

Una vez nos hayamos asegurado que no hay reacción (la piel no se inflama ni enrojece) extendemos a crema en las zonas más sensibles: la punta de las orejas, el puente de la nariz, la zona alrededor de los ojos y la barriga. En definitiva, tenemos que asegurarnos de que todas las zonas donde hay escasa pigmentación queden protegidas. Debemos volver a aplicar el protector siempre que nuestro peludo entre en contacto con el agua.

¿Qué más tengo que tener en cuenta?

Otro de los efectos perjudiciales que causa el verano y al que no le prestamos la suficiente atención, son las quemaduras o abrasiones ocasionadas por el asfalto caliente sobre las almohadillas de nuestros peludos, ya que, al caminar sobre el suelo caliente, se pueden crear pequeñas lesiones o grietas en las patitas de nuestros compañeros que les causan molestias y dolor.

Por eso, tenemos que observar las almohadillas a diario y tomar precauciones antes de que estas lesiones se conviertan en heridas. Para prevenir que esto suceda, podemos aplicar pomadas específicas que se encargan de hidratar y regenerar las almohadillas de nuestros peludos.

Así que ya sabes, este verano no olvides protegerte y protegerlos de los rayos de sol. Para cualquier duda, te recomendamos que consultes con un veterinario de confianza.

¡Apúntate y te enviaremos los últimos consejos de salud que vayan publicando nuestros veterinarios! Backhand Index Pointing Down on Apple iOS 14.2

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados