Consejos para llevar tu gato al pueblo

En estas fechas, son frecuentes los viajes a segundas residencias, o casas del pueblo. Los que tenemos gatos, somos conscientes de que son miembros de pleno derecho de la familia, y pueden venir con nosotros en estos viajes. Por eso, os vamos a explicar algún punto a tener en cuenta cuando querías viajar al pueblo con el gato.

Cambio de hábitos de vida interior

En la mayoría de los hogares, los gatos llevan hábitos de vida interior. En este sentido, muchos animales se relacionan con el ambiente externo a través de, como mucho, la ventana.

Si bien es cierto que sobre estos animales conviene tener unas precauciones básicas de vacunación y desparasitación, el riesgo de que puedan contraer alguna enfermedad es mucho menor.

Pero en las casas de pueblo o segundas residencias, la cosa cambia, y a muchos gatos se les permite hacer salidas al exterior.

Esto es debido a la tranquilidad que ofrecen estos destinos. Como pueblos en los que apenas hay tráfico de coches, o residencias con zonas ajardinadas donde el gato puede explorar libremente.

Pero claro, estas salidas conllevan unos riesgos que no existían en el caso de la vida de interior, por lo que conviene tener en cuenta ciertas consideraciones.

Vacuna de la leucemia

En primer lugar, la vacunación. En el mercado existen dos tipos de vacunación felina. Por un lado, existe la denominada trivalente vírica, que ofrece protección frente a una serie de virus, fundamentalmente respiratorios, los cuáles son de fácil transmisión. Esta vacuna conviene ser inoculada a todos los felinos, incluso a los de hábitos de vida interior.

El segundo tipo de vacunación, corresponde a la leucemia felina. Esta enfermedad, emparentada con la leucemia humana, se trasmite por contacto directo con un gato infectado, o sus secreciones (saliva, sangre…).

En caso de gatos de hábito de vida interior, la inyección de esta vacuna puede no ser necesaria. Pero, si vamos a permitir al animal realizar salidas al exterior, es una vacuna completamente necesaria. Y más, teniendo en cuenta que es una enfermedad crónica para la que actualmente no existe cura eficaz.

Implantación del microchip

El microchip es un dispositivo de identificación que, si bien en algunas comunidades es obligada implantación en felinos, no es la normal.

En caso de que el animal se extravíe, este dispositivo ayudará a la localización de su propietario de forma eficaz mediante un lector especial con el que cuentan los veterinarios y los cuerpos de seguridad, como policía o Guardia Civil.

Por lo tanto, si nuestro gato va a poder hacer salidas al exterior, el microchip está altamente recomendado.

Collar de identificación, necesario si llevas tu gato al pueblo

La versión de “andar por casa” del microchip, con sus ventajas y sus inconvenientes.

La principal ventaja del collar, es la posibilidad de identificación inmediata por parte de cualquier persona, sin necesidad de un lector específico. El collar, además de indicar que no es un gato callejero, también puede incluir una placa de identificación con el número de teléfono del propietario.

Respecto al principal inconveniente, es que puede ser fácilmente removido por otra persona, o incluso cabe la posibilidad de que el animal lo pierda durante alguno de sus paseos. En cambio, el microchip, es definitivo.

Por lo tanto, la combinación de collar y chip, es la mejor opción. No obstante, hay que tener ciertas consideraciones durante la elección del collar.

  • Cierre de seguridad: esto quiere decir que tiene que contar con un cierre especial que permite abrirse con facilidad. Este sistema está pensado para que si, por ejemplo, el animal se engancha por el collar en un salto, el collar se abra y no cause lesiones sobre el cuello del felino.
  • Color: asimismo, debe ser de un color llamativo y brillante. Esto ayudará a identificarlo fácilmente en caso de que el animal se pierda.
  • Cascabel: añadir dispositivos sonoros, resulta muy incómodo para el animal. Los gatos tienen un oído muy afinado. Poner un cascabel en su collar, es como si a nosotros nos pusieran unos platillos sonando constantemente en nuestra oreja.

Desparasitación

Aunque a los gatos de vida interior también convenga realizar desparasitaciones externas, no suele llevarse a cabo. Los veterinarios lo sabemos, pero hacemos la vista gorda porque el riesgo de contraer parásitos en el interior del hogar, es escaso.

Pero cuando el animal va a hacer salidas al exterior, no debemos pasar por alto este asunto. Los gatos con salida al exterior, tienen una gran probabilidad de contraer estos molestos inquilinos, especialmente pulgas.

Por lo tanto, conviene reforzar la desparasitación interna y externa si vamos a permitir al gato hacer salidas al exterior.

En resumen, cuando los gatos van a tener opciones de relacionarse de forma directa con el mundo exterior, tenemos que protegerlos de los peligros que allí acechan. Que, aunque tengan 7 vidas, no conviene gastar ninguna si se lleva el gato al pueblo.

¡Apúntate y te enviaremos los últimos consejos de salud que vayan publicando nuestros veterinarios! Backhand Index Pointing Down on Apple iOS 14.2

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados