Consejos para jugar con el perro en la nieve

Comienza el otoño, aunque en realidad da la sensación de que ha llegado el general invierno. Muchas cumbres del territorio nacional ya se han cubierto de su característico manto blanco, y las que no, poco les faltará. Por lo tanto, es un buen momento para ir a disfrutar con el perro de estas grandes nevadas, hoy os damos algún consejo para jugar con el perro en la nieve

Para los perros, una nevada siempre es un espectáculo, ya que ellos no tienen que ir a trabajar. Para nosotros, a veces también es un espectáculo, y otras veces nos complica un poco el día a día. La mayoría de los canes, disfrutan jugando con la nieve y el hielo, pero no podemos olvidar que, aunque no sea demasiado peligroso, no está exenta de ciertos riesgos.

Evitar que coma nieve

Como no podía ser de otro modo, a los perros les encanta jugar a morder la nieve, o perseguir bolas de nieve que nosotros le lancemos. Como es lógico, la ingesta de nieve puede producir una serie de problemas de diversa índole sobre nuestro perro. Por ejemplo, catarros, infecciones, gastroenteritis o irritaciones en la boca, son frecuentes en perros que han estado comiendo nieve o jugando en ella.

Por este motivo, debemos de evitar que nuestro perro ingiera, en la medida de lo posible, grandes cantidades de esta nieve. Pero con esto tampoco queremos alarmaros. No pasa nada si estamos jugando con el animal y se come un par de bolas de nieve que le hemos tirado previamente. O si estamos haciendo un muñeco de nieve y se come un trozo. Pero si repetimos el juego varias veces, o se come un muñeco de nieve entero, puede causarle algún problemilla.

Combatir el frio durante el juego del perro en la nieve

Otro aspecto a tener en cuenta es, lógicamente, el frio. Aunque los perros tengan pelo, este no les cubre a temperaturas muy bajas. Por lo tanto, en la medida de lo posible, será recomendable llevar a nuestro peludo abrigado. Es más, con un impermeable a ser posible, para evitar que la nieve derretida le moje el pelaje.

Además, no olvidéis de secar bien al perro y colocarlo a temperatura templada para que entre en calor.

Las almohadillas, las zapatillas del perro en la nieve

Tenemos que considerar que las almohadillas son la zona de contacto directa y constante con el suelo nevado. Estas suertes de zapatillas que tienen los perros, están adaptadas a soportar muchas agresiones. Pueden andar por muchos tipos de suelo sin sufrir lesiones de gravedad.

No obstante, la falta de costumbre y entrenamiento puede provocar que los perros sufran lesiones y abrasiones sobre esta zona.

Por ejemplo, podemos observar que nuestro perro ha sufrido quemaduras por el frio, o cortes con algún trozo de hielo que haya pisado.  Además, también pueden producirse laceraciones, abrasiones o irritaciones.

Por este motivo, puede ser buena idea proteger a los animales con patucos adaptados para proteger la almohadilla y evitar que la almohadilla entre en contacto directo con el suelo nevado y congelado.

También podemos optar por dosificar los paseos y los juegos en zonas nevadas, y evitar un tiempo de exposición prolongado a las bajas temperaturas. Asimismo, existen productos especiales para proteger y endurecer las almohadillas que pueden ser útiles en estos casos. Además, podéis llevar siempre que vayáis a la nieve, vuestro botiquín veterinario

Esperamos que estos consejos os sean útiles, y si tenéis alguna duda al respecto, nuestros veterinarios estarán encantados de resolvéroslas.

¡Apúntate y te enviaremos los últimos consejos de salud que vayan publicando nuestros veterinarios! Backhand Index Pointing Down on Apple iOS 14.2

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados