Consejos útiles si te encuentras un gatito recién nacido

¿Nos hemos encontrado un gatito recién nacido en la calle y su mami no aparece por ninguna parte? ¿Es la primera vez que te enfrentas a una situación similar y no tienes ni idea de lo que hacer? No te preocupes, Petalker, porque te vamos a explicar paso a paso qué hacer ante el reto de cuidar a un gatito recién nacido.

Primer paso si me encuentro un gatito recién nacido

Lo primero es asegurarte de que, efectivamente, el gatito está solo y su mamá no está cerca, ya que separarlo de la madre puede ser muy traumático para ambos. Mira en los alrededores, entre arbustos o cajones, ya que las gatitas son auténticas expertas en esconder a sus bebés. Puede ser que aparezca más de un gatito.

A continuación, vamos a analizar la edad aproximada que puede tener nuestro gatito:

  • Si tiene el cordón umbilical, y este está seco, nos encontramos ante un gatito de unos 3-4 día.
  • En caso de que presente los ojitos ya abiertos se encuentra en los 10-12 días de vida
  • Si responde a estímulos auditivos y es capaz de andar por sí solo, aunque lo haga de manera torpe, nuestro gatito tiene entre 14 días y un mes de edad.

Siguiente paso, el descanso

Una vez que tenemos más o menos clara la edad de nuestro gatito, tenemos que tener claro que, cuando son tan pequeños, invierten un 80% de su tiempo en dormir, así que tenemos que asegurarnos que pueda hacerlo en un lugar seguro y, sobre todo, calentito.

Para ello debemos preparar una zona de la casa especial para nuestro pequeño felino, una cajita o transportin, con múltiples mantas mulliditas, así como un foco de calor, ya que a estas alturas aún no son capaces de mantener la temperatura corporal por sí mismos y pueden entrar fácilmente en estado de hipotermia.

Alimentación y nutrición del gatito recién nacido

Seguidamente vamos a hablar de la alimentación. De momento, nuestro gatito sólo es capaz de alimentarse de leche, lo ideal es leche especial para gatitos y, si podemos, conseguir leche con calostro. El calostro es la primera leche que producen las hembras de mamíferos y es especial ya que contienen una elevada carga de anticuerpos e inmunoglobulinas, lo que ayuda a fortalecer el sistema inmune de los más pequeños. Afortunadamente, existen preparados comerciales que simulan este tipo de leche y que le van a venir genial a nuestro pequeñín.

Durante su primera etapa de vida, nuestro gatito debe crecer una media de 80-100 gramos a la semana, lo que equivale a una ingesta aproximada del 25% de su peso diario en leche.

Cuando lo alimentemos, debemos asegurarnos de hacerlo con cuidado, ya que uno de los principales problemas que aparecen en los recién nacidos es la neumonía por aspiración (desviación de alimento a los pulmones). Para ellos, debemos colocar a nuestro gatito en una superficie plana, y dale el biberón en un ángulo de unos 90 grados o lo más vertical posible. Debemos dejarle tiempo para que succione de forma tranquila y no forzarlo a comer.

Desaconsejamos, también, el uso de jeringuillas a la hora de dar la leche, ya que con estas no controla la cantidad de leche en cada succión y el riesgo de neumonía por aspiración es mayor.

Debemos alimentar al pequeño peludo una media de 7-8 veces al día, lo ideal es cada 2-3 horas, ya que el riesgo de hipoglucemia es elevado cuando son tan pequeñitos.

Transición a alimento sólido

A partir del mes de edad, nuestro gatito ya puede empezar a comer alimento sólido de buena calidad. Si vemos que al principio el pienso es muy duro, podemos ablandarlo remojándolo en leche o con una poquita de agua. Es siempre recomendable hacer un cambio de alimentación paulatino, para evitar problemas de diarreas causados por disbiosis intestinal.

Por último, hay que recordar que, a estas edades, nuestros gatitos aún no son capaces de hacer sus necesidades de forma autónoma y que es su mamá gatuna quien los estimula a través del lamido de la zona genital. Nosotros podemos simularlo aplicando una toalla húmeda atemperada en esta misma zona, hasta que nuestro pequeñín sea capaz de usar el arenero por sí mismo, a partir de las 5 semanas de vida, aproximadamente.

Una vez que nuestro gatito haya crecido hasta los dos meses, ya podemos empezar con su protocolo de vacunación/desparasitación, para ello tienes toda la información necesaria en nuestro blog y canal de YouTube.

Y lo más importante, si presientes que algo no va como debería, ¡no dudes en acudir a tu veterinario! Nosotros estaremos encantados de ayudarte en todo lo que necesites.

¡Apúntate y te enviaremos los últimos consejos de salud que vayan publicando nuestros veterinarios! Backhand Index Pointing Down on Apple iOS 14.2

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados