Como tratar el golpe de calor en perros

Con la llegada del buen tiempo y la subida de los termómetros, apetecen paseos por sol y rutas por el monte, especialmente acompañados de nuestros perros y para las que ya os hemos preparado. Pero tenemos que tener cuidado con los golpes de calor, ya que representan un riesgo real para los canes. En estas líneas os vamos a hablar de lo que significa y como tratar el golpe de calor en perros.

El sol es un aliado muy valioso para los animales, especialmente tras los meses de duro y frio invierno. Además, el astro rey es necesario para la síntesis de nutrientes, como la vitamina D. Pero también puede representar un problema serio si nos exponemos a sus rayos. Lo mismo les sucede a los perros, que pueden sufrir una insolación o golpe de calor. Esta es una condición urgente que debe ser tratada de inmediato.

Defensas naturales del perro ante el golpe de calor

La evolución es muy sabia, y por ello les ha dado a los perros una defensa protectora frente al calor, el pelo. Se ha comprobado que el manto de pelaje que cubre al animal, sirve como mecanismo de defensa eficaz.

Por un lado, el pelo evita que los rayos del sol incidan directamente sobre la piel, como los tuaregs del desierto que se ponen capas de fino tejido para evitar la exposición directa al sol y tener su sombra particular.

Por otro lado, las capas de aire que se forman entre el nacimiento de los pelos, ofrecen una suerte de aire acondicionado que ayuda a que la temperatura corporal no se eleve demasiado.

No obstante, si las condiciones climáticas son demasiado adversas, estos mecanismos pueden no ser eficaces. Además, ciertas razas de pelo corto o tamaño pequeño, pueden sufrir mayor tendencia a los problemas derivados de la exposición a sol. También, los perros enfermos y ancianos tienen menor tolerancia al calor y la luz solar intensa al tener comprometidos sus mecanismos de termorregulación.

¿Cómo podemos evitar el golpe de calor?

La mejor forma de prevenir una insolación, lógicamente, es evitar la exposición al sol. Pero no es necesario adoptar hábitos de vida vampíricos. Con seguir los siguientes consejos, es suficiente:

Evitar las horas centrales del día, cuando el sol incide directamente, es decir, entre las 12 y las 4. Si es necesario pasear en esta franja horaria, el paseo será corto.

Pasear por la sombra, siempre que sea posible. También se pueden hacer pequeños descansos a la sombra.

No hacer paseos largos cuando haya demasiado calor. El ejercicio físico aumenta la temperatura corporal.

Consejos para tratar el golpe de calor en perros

El golpe de calor es una urgencia vital, y hay que actuar de forma inmediata para no poner en peligro la vida del perro. Por supuesto, lo primero que tenemos que hacer es contactar inmediatamente con un veterinario para que nos asesore y guie durante todo el proceso. No obstante, os vamos a dar unas pautas generales que pueden servir en caso de urgencia.

En caso de que el perro sufra un golpe de calor, hay bajar la temperatura del animal lo antes posible. Para ello, lo primero que haremos, será poner al animal en la sombra, o en un sitio lo más fresco posible. Si no hay sombra posible, podremos ponerlo en hierba en lugar de asfalto, por ejemplo. Asimismo, también podemos usar nuestro propio cuerpo a modo de sombrilla.

Los siguiente que tenemos que hacer, es mojar al animal. Si humedecemos al perro, ayudamos a disipar el calor y bajar su temperatura. El agua debe estar fresca, nunca nunca nunca demasiado fría, ya que podemos provocar constricción periférica e impedir la disipación del calor.

Se deben mojar la cabeza, las almohadillas, la zona del vientre, y zonas con poco pelo. De este modo, el calor corporal del animal se disipará con mayor eficacia. Cabe destacar que no hay que cubrir al animal con toallas o paños, debe permanecer en contacto con el aire la mayor superficie corporal posible.

En este punto, haremos una especial mención a la importancia de la ventilación, ya que gran parte del calor se pierde por convección al contacto con el aire. Por lo tanto, es muy interesante que efectuemos una ventilación mecánica sobre el perro. Podemos ayudarnos incluso de nuestra propia camiseta a modo de abanico gigante.

También se debe ofrecer agua al animal, controlando la cantidad de agua que bebe, no conviene la ingesta en exceso. Se puede mojar el morro y la lengua si no quiere beber.

En conclusión, el golpe de calor en perros es una urgencia veterinaria que debe ser atendida de inmediata, puesto que supone un grave riesgo para la vida del animal. Contactar con el veterinario y aplicar estos consejos, resulta de gran importancia.

¡Apúntate y te enviaremos los últimos consejos de salud que vayan publicando nuestros veterinarios! Backhand Index Pointing Down on Apple iOS 14.2

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados