Como actuar con las mascotas con miedo a los petardos

Pocos perros y gatos son amigos de los grandes estruendos, pero si algo aterroriza especialmente a los peludos, son los petardos o fuegos artificiales. Las fiestas que se celebran en todo el país con pirotecnia como complemento, como las fiestas de la noche de San Juan, suponen para algunos animales, auténticos episodios de estrés por miedo a los petardos, que pueden terminar en accidentes o situaciones de peligro.

Un perro o gato que escucha estruendos de forma repetida no comprende qué está pasando, además su sentido del oído es mucho más agudo, por lo cual llega a experimentar un grado de ansiedad y estrés, que motiva que primer impulso sea huir o esconderse. Esto supone importantes riesgos por atropello, pérdida, golpes varios, o incluso colapsos en su organismo.

Si tu pequeño lo pasa mal con el ruido de los petardos, os traemos a continuación algunas recomendaciones para ayudarle a pasar el mal trago, dentro y fuera de casa.

Mantener la calma, primer paso

Debemos estar tranquilos para transmitirle calma y no aumentar la tensión. Si nuestro animal necesita de nuestra compañía, por supuesto lo podemos acompañar. En estos casos de pánico donde el animal se vuelve irracional, vale todo, por lo tanto, si tu perro o gato le tranquiliza que estés a su lado, hazlo.

Crea un sitio seguro, cómodo y con luz tenue, donde se pueda sentir a salvo.
También conviene que se cierren las ventanas, puertas y persianas y mantén al animal lejos de cualquiera de ellas.

Música relajante, aunque no hay evidencias científicas suficientes sobre esto, a muchos perros y gatos les relaja escuchar ciertos sonidos. Se dice que las melodías clásicas, las cuales tienen ritmos regulares y notas largas, relajan a perros y gatos.

Además, también podemos practicar Juegos de olfato o juegos recreativos, si el animal no está en un estado muy fuerte de estrés y ansiedad pueden ayudarle a no estar tan pendiente del ruido, en gatos también es muy positivo.

En los gatos, también podemos ayudarnos de todo tipo de juguetes para intentar controlar ese estado de ansiedad. Desde pelotas, un láser, o cualquier objeto que pueda llamarle la atención.

Uso de otros complementos para manejar el miedo a los petardos

Las feromonas sintéticas, imitan las glándulas sebáceas que liberan las madres en el período de lactancia. Tienen una función principalmente apaciguadora y ayudan a bajar los niveles de estrés y ansiedad. Se deben de usar unos días antes de esas fechas señaladas.

Respecto al uso de otros fármacos, tipo sedantes, hay que usarlos bajo recomendación y supervisión veterinaria. Estos fármacos pueden ser eficaces, pero no son adecuados para todos los animales ni todas las situaciones, por lo que conviene contactar con un profesional antes de decantarnos por esta opción.

También existen medicamentos, generalmente a base de plantas medicinales, que tienen efectos tranquilizantes sobre las mascotas. No obstante, su efectividad es más limitada y sirve en casos donde el problema sea leve.

Asimismo, existen unas prendas a modo de malla justa. Son unas herramientas que ejerce una presión mantenida en ciertas partes del cuerpo, lo que eso puede producir una mejora en el estrés y ansiedad del animal. Ayuda a bajar las pulsaciones y la presión arterial en situaciones de estrés. No obstante, la eficacia de este tipo de vendajes es controvertida.

Consejos mientras estamos de paseo con el animal

Si te encuentras en la calle y empiezan a sonar los petardos y fuegos artificiales, mantén la calma, intenta no llevar la correa tensa, las correas largas (no extensibles) pueden ser tus aliadas, hacen que los perros vayan más tranquilos en el paseo. Vuelve a casa en cuanto puedas.

También, siempre que se pueda, evita salir a esas horas donde haya más riesgo de sufrir espectáculos de pirotecnia. Conviene adelantar la hora de salida en esas fechas señaladas. Esos días en los que los petardos abundan, el animal puede estar intranquilo constantemente. Por lo tanto, pasea por zonas menos concurridas y tranquilas. A ser posible, lejos de carreteras y zonas urbanas.

Además, evita soltarlo en la calle. Si decides dejarlo libre para que pueda olfatear, jugar, correr (esto les reduce el estrés) hazlo en un parque canino o recinto cerrado, para evitar que se escape si se asusta.

En todo momento, durante el paseo, puedes realizar juegos de olfato con chuches. A los perros en especial, olfatear a parte de entretenerles, les relaja. Oler rastros forma parte de su ser y dejarles hacerlo es muy positivo.

Por desgracia no hay una varita mágica que les quite el miedo a los petardos, la ansiedad o el estrés, pero, siguiendo estos consejos ayudarás a tu perro o gato favoreciendo un estado de calma y relajación.

¡Apúntate y te enviaremos los últimos consejos de salud que vayan publicando nuestros veterinarios! Backhand Index Pointing Down on Apple iOS 14.2

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados