Botiquín veterinario para rutas caninas

La primavera es la mejor estación del año para hacer rutas con el perro, y en Pet and Talk lo sabemos. Por eso os queremos ayudar trayendo en el artículo de hoy, la receta del botiquín veterinario perfecto para esos paseos por el monte.

Los perros son un poco como niños pequeños, trastos y revoltosos. Por esa razón, siempre conviene tener a mano un botiquín. Pero si nuestros paseos van a ser en zonas alejadas de atención veterinaria, con mayor motivo.

El botiquín veterinario básico

El botiquín es una herramienta de primeros auxilios elementales. En el vamos a encontrar todo lo necesario para realizar una asistencia en caso de accidente. Existen muchos botiquines de medicina humana con herramientas y utensilios básicos para la cura de heridas y lesiones, como tijeras, pinzas, gasas, vendas o esparadrapo. Así que vamos a conseguir uno de estos botiquines, de venta en cualquier farmacia, y lo vamos a “tunear” y hacerlo perruno.

No vamos a quitar nada, todo lo que tenga nos puede servir para hacer curas de heridas o extracciones de cuerpos extraños. Pero vamos a darle algo de vidilla y añadirle alguna cosa.

En primer lugar, agua oxigenada

Por desgracia, la gente suele dejar en el monte su huella particular, en forma de cristales o latas. Los elementos metálicos cortantes, son muy peligrosos para nuestros perros. Aparte de poder producir cortes de gravedad, pueden causar el tétanos.

El tétanos es una enfermedad poco frecuente en los canes, pero todo lo que tiene de rara, lo tiene de letal. Es una enfermedad con muy mal pronóstico, y muy dura desde el punto de vista del cuidador y del veterinario.

En caso de sufrir un corte, lavar inmediatamente la herida con agua oxigenada elimina las bacterias causantes de la enfermedad, ya que son muy sensibles a este producto. De este modo, prevenimos de forma muy fácil el desarrollo de una grave enfermedad.

Además, el agua puede servir para producir el vómito de forma rápida en caso de que el perro haya ingerido algún veneno o elemento no alimenticio. Por lo que tiene doble ventaja. No obstante, antes de provocar el vómito, deberemos contactar con un veterinario para que nos aconseje y asesore durante la maniobra, ya que, en ciertos casos, la inducción del vómito puede estar contraindicada.

Por todo esto, el bote de agua oxigenada sujeto siempre con una cuerda al botiquín veterinario, como los bolis sujetos a las mesas de las sucursales bancarias.

Corticoides inyectables

El otro día hablábamos del peligro de la procesionaria sobre nuestros perros. Y de como el corticoide podría solucionar de forma eficaz las inflamaciones asociadas a los accidentes con este gusano.

Pues el corticoide sirve también para todo tipo de inflamaciones derivadas de interacciones con animales venenosos, como abejas, avispas o arañas. Por este motivo, añadir un preparado de corticoide con la dosis adecuada para el perro, y siempre bajo supervisión veterinaria, resulta de un gran interés.

Si el perro es mordido o picado por algún animal venenoso, especialmente en zonas delicadas como puede ser la boca o los ojos, el rápido efecto antinflamatorio de este tipo de medicamentos, ayudará a controlar los síntomas de forma eficaz. No obstante, para su correcta aplicación, es necesario contar con un asesoramiento veterinario previo.

Suero fisiológico, siempre en el botiquín veterinario

El suero es un gran aliado para un enemigo frecuente de nuestros perros, las cosas raras en los ojos. Bien conocida es la costumbre de olisquear todo a su alrededor. Durante el olfateo, es frecuente que puedan entrar elementos extraños en los ojos del animal, como polvo, elementos vegetales, incluso insectos.

Si notamos que, tras una intensiva sesión de olfateo, el perro regresa con el ojo o los ojos entrecerrados, llorosos, o enrojecidos, conviene aplicar un buen chorro de suero a presión directamente sobre la superficie ocular. De este modo, eliminamos restos de suciedad además de hidratar el ojo. Y recordad, para limpiar los ojos, siempre gasas, nunca algodón, que el algodón suelta pelillos que pueden irritar el ojo.

Si un cuerpo extraño permanece un tiempo en el ojo, puede causar lesiones importantes sobre la superficie ocular. Por lo tanto, incluir suero para realizar lavados urgentes puede prevenir del desarrollo de ulceras corneales o conjuntivitis.

El bozal, no menos importante

Aunque el perro sea un saco de mimos, no debemos olvidar que es un animal, y que, bajo circunstancias dolorosas, puede morder. Si el animal está nervioso, dolorido, y sometido a manipulación, puede intentar defenderse de forma instintiva.

Por lo tanto, tener un bozal en el botiquín veterinario, nos permitirá manipular al animal de forma más eficaz y sin riesgo de que nos arranque una mano. Además, también servirá de prevención para impedir las lesiones producidas por auto traumatismo.

Esperamos que estos consejos os sean de utilidad. Si bien, lo ideal sería volver a casa sin haber tan siquiera abierto el botiquín veterinario, es mejor tenerlo y no necesitarlo, que necesitarlo y no tenerlo.

¡Apúntate y te enviaremos los últimos consejos de salud que vayan publicando nuestros veterinarios! Backhand Index Pointing Down on Apple iOS 14.2

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados