El asma felina, la tos crónica de los gatos

El asma felina es una de las patologías respiratorias más frecuente entre gatos jóvenes y de mediana edad. Suele presentar síntomas como tos crónica con episodios recurrentes o dificultad respiratoria.

Generalmente está causada por inhalación de gases nocivos, humo de tabaco, polvo o moho. La causa principal del asma felina es la inflamación crónica de los bronquios (vías respiratorias bajas) o de los pulmones.

 Síntomas del asma felina

 A continuación, vamos a explicar los síntomas que pueden hacerte sospechar que tu gatito padece esta patología:

  • Tos: suele ser lo más llamativo.
  • Sibilancias respiratorias: ruidos a la hora de respirar causados por la dificultar del aire para entrar en el pulmón. En algunos casos es posible escucharlos sin fonendoscopio
  • Dificultad respiratoria
  • Intolerancia al ejercicio y excesivo cansancio provocados por la ausencia de oxígeno en el organismo
  • Secreciones nasales.

 Si evidenciamos esta sintomatología, es necesario acudir a tu centro veterinario para descartar otras patologías como la insuficiencia cardíaca, una infección respiratoria o los parásitos pulmonares, ya que todas presentan unos síntomas muy parecidos y el asma puede estar enmascarándolas.

Consejos para controlar la enfermedad

 Si final entre, tras realizar las pruebas pertinentes (radiografía y en ocasiones lavado broncoalveolar) nuestro gatito es diagnosticado como paciente asmático, no te preocupes, a continuación, te damos algunos tips para seguir en casa que pueden ayudarte a controlar la situación y evitar los ataques de asma.

  • Asegurar que en la casa haya buena ventilación
  • Evitar al máximo que se acumule polvo, sobre todo en alfombras, mantas, cojines, etc.
  • Si en casa hay fumadores, evitar (siempre que sea posible) que nuestro gatito esté expuesto al humo del tabaco
  • A la hora de realizar la limpieza, asegurarnos que nuestro felino no se encuentre en la habitación cuando vayamos a utilizar productos químicos, para evitar que inhale los vapores.
  • Se recomienda el uso de humidificadores para evitar un ambiente excesivamente seco (como tip extra: podemos añadir esencia de lavanda para crear un ambiente más relajado)
  • Control de peso: ya que el sobrepeso agrava los problemas respiratorios, es conveniente controlar la alimentación de nuestro gatito y asegurarnos que no pese más de la cuenta.
  • Crear un ambiente relajado y evitar causas de estrés ya que este está asociado a ataques de asma.
  • Utilizar arena en la bandeja sanitaria que no desprenda polvo.

 Esperamos que estos consejos os sirvan de ayuda para plantarle cara a la batalla del asma felina. Si os habéis quedado con ganas de saber más acerca de esta enfermedad, no dudéis en preguntarle a nuestros veterinarios. Estarán encantados de resolver todas vuestras preguntas.

 

¡Apúntate y te enviaremos los últimos consejos de salud que vayan publicando nuestros veterinarios! Backhand Index Pointing Down on Apple iOS 14.2

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados